Como veníamos diciendo, debido a sus beneficios para la salud, hacer natación mejora la calidad de vida. Por tanto, nuestra autoestima aumenta y recuerda que una autoestima bien construida es primordial para el bienestar de tu hijo. Como todos los deportes, nadar segrega endorfinas, conocidas como las hormonas del placer, las cuales después de algunos minutos de esfuerzo, provocan una natural sensación de felicidad. Por otro lado, y esto es más obvio, al practicar natación de forma regular se empiezan a notar pronto los cambios físicos.Por lo tanto, te verás mejor a ti mismo y eso también da un plus de felicidad. Si hablamos de la natación de forma más específica, está demostrado que el contacto con el agua en una piscina se asocia a la diversión lo que reduce el estrés. Además, es un deporte óptimo para conocer gente, ampliar tu círculo social y, al ver personas con cuerpos imperfectos, también ayuda a disminuir los complejos. En resumen, los beneficios de la natación para la mente son los siguientes:

  • Reduce el estrés
  • Mejora el estado de ánimo
  • Ayuda a relajarse
  • Favorece la concentración
  • Mejora la memoria
  • Aumenta la sensación de bienestar

Ayúdalo a tener más confianza, disciplina y a cuidar su salud, visítanos y conoce los planes que tenemos en la academia Ismael Merino.